“Pertenecer al primer mundo no sólo es una suerte. Tiene que ser una responsabilidad”

El plato de Sueños de Cocina

Entrevistamos a Ignacio Garbayo, cocinero de Sueños de Cocina, después de su primer taller de Arroz a la Africana.

¿Por qué participas en la campaña de Movimiento por la Paz?

A nivel personal siempre he estado implicado en acciones solidarias. Pertenecer al primer (o al segundo) mundo no sólo es una suerte. Tiene que ser una responsabilidad. Y en ese sentido siempre he tratado de poner mi granito de arena en determinados proyectos, especialmente con niños para no olvidar a aquellos que no tienen nuestros recursos y que necesitan nuestra ayuda.

Cuando el Movimiento por la Paz me propuso participar no me lo pensé dos veces. Tenemos en nuestra mano ayudar a que aquellos que no tienen lo necesario para vivir dignamente se acerquen un poco más a ese objetivo.

Ignacio Garballo, cocinero de Sueños de Cocina

¿Qué tal ha ido el primer taller Arroz a la Africana?

No ha ido mal. Los alumnos han preguntado acerca de los ingredientes empleados, el por qué de su utilización y se han mostrado receptivos a la hora de comentar acerca de la realidad de un problema que nadie desea sufrir jamás, que es el hambre.

¿Conocías la cocina africana? ¿Cómo te has documentado para realizar tu receta de arroz a la africana?

Conozco algo la cocina africana. Estuve documentándome para preparar unos platos para un programa de televisión en el que colaboré diseñando las recetas. Y para dar un poco de variedad, me di una vuelta por el mundo. Conocía el uso de los frutos secos, las carnes habituales, las dificultades que tienen para obtener pescados… Y la enorme importancia del arroz.

Cuando el Movimiento por la Paz me propuso colaborar, enseguida tuve claro el camino que iba a seguir la receta. No obstante, di otra vuelta por Internet, por las páginas oficiales de los organismos de turismo de Mali y Níger, webs y blogs de viajes… tratando de encontrar algún elemento diferenciador que pudiera hacer más llamativo aún el arroz.

¿Qué aceptación ha tenido el curso entre tus alumnos/as?

El taller de arroces ya de por si tiene una gran aceptación, estamos en un país muy ‘arrocero’.  Para no generar reacciones contrarias (a veces estas acciones solidarias generan efectos contrarios al temer los asistentes que en vez de un taller de cocina van a tener una charla sobre problemas sociales), se ha mantenido la estructura habitual de nuestros talleres de arroces con la salvedad de que la receta de arroz seco es nuestro ‘arroz a la africana’. De esa forma, el alumno sigue sintiendo que viene a un taller de arroces y ya de paso colabora con el proyecto. De alguna manera, buscamos ponérselo fácil a los alumnos para colaborar.

¿Repites experiencia?

Repetimos taller en julio, con la misma receta de arroz a la africana y otras dos recetas de arroces nuevas. Y si hay que repetir más adelante, ahí estaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

diecisiete − dieciseis =